Punto de equilibrio

Punto de equilibrio: qué es, importancia y cómo se calcula

Siempre que se inicia un nuevo negocio es determinante desarrollar un Plan de Empresa en el que se realice una previsión de ingresos y gastos, y se establezca un punto de equilibrio.

Se trata de un aspecto de gran relevancia que puede darnos una visión más clara de la proyección de rentabilidad de una empresa de cara al futuro. Además, es una información esencial para que posibles inversores puedan tener en cuenta a partir de qué momento el negocio podrá traspasar la línea que le permitirá consolidarse.

A continuación nos gustaría explicar qué es el punto de equilibrio, cuál es su importancia en tu empresa y cuáles son las claves para calcularlo de manera correcta.

¿Qué es el punto de equilibrio de una empresa? Definición y concepto

El punto de equilibrio es un concepto empresarial en el que se alcanza el momento en el que los ingresos y los gastos de una empresa están al mismo nivel, y por tanto, ya no genera pérdidas.

Es decir, cuando se alcanza el punto de equilibrio, un negocio ya está en condiciones de cubrir sus costes fijos y variables, aunque todavía no esté generando beneficios. Los generará a partir de ese momento si todo se conduce como hasta entonces.

El punto de equilibrio viene a ser entonces un punto de partida que muestra a las empresas que sus esfuerzos han dado resultados. Sin embargo, el objetivo de un plan de negocio no consiste únicamente en alcanzar el punto de equilibrio, sino de generar los beneficios previstos en la previsión de ingresos y gastos.

Una empresa que no alcanza el punto de equilibrio en el plazo esperado (de 3 a 5 años, por lo general), está todavía generando pérdidas, por lo que debe plantearse si realmente vale la pena continuar con esta idea de negocio, o sería más conveniente cerrarla para evitar que se sigan extendiendo las pérdidas en el tiempo.

Qué es el punto de equilibrio

¿Por qué es tan importante el punto de equilibrio de un proyecto de negocio?

Al principio, es normal que un proyecto de negocio genere pérdidas, ya que se ha realizado una inversión con vistas a poner la empresa en el mercado. Pero la empresa todavía no tiene un posicionamiento, ni la marca es conocida, por lo que puede pasar una cierta cantidad de tiempo hasta que la empresa alcanza el nivel de ventas deseado.

Saber el punto de equilibrio te permite marcar un objetivo y un plazo en el que los ingresos de la empresa superarán a los gastos, y por tanto, estarás en condiciones de poder ofrecer a los inversores los beneficios esperados.

El punto de equilibrio te ayudará, por lo tanto, a verificar si tu idea de negocio es viable en términos financieros, ya que si no se alcanza el punto de no pérdidas, significa que tus ingresos todavía no cubren tus costes.

Conocer el punto de equilibrio también es extraordinariamente relevante para tener una visión clara de cuáles son todos los costes de la empresa, ya que es un paso previo imprescindible para calcular el el umbral de rentabilidad. Éste nos muestra la relación entre los costes de nuestra oferta y los ingresos proporcionados por la demanda a un determinado precio.

Es perfectamente posible que, mientras realizas los cálculos para determinar cuándo los ingresos se igualan con los costes, puedas también llegar a la conclusión de que vender el producto o servicio a un determinado precio puede hacer que llegues antes o después al punto de equilibrio, dependiendo de cuál sea la elasticidad de los precios.

Si la elasticidad del precio es positiva (es decir, un cambio porcentual en el precio influye en un incremento mayor en la cantidad demandada), entonces puedes aplicar cambios en el precio con el objetivo de alcanzar antes el punto de equilibrio, ya que aumentarían las ventas.

No obstante, si la demanda es inelástica y un cambio porcentual en el precio afecta en un incremento menor de la demanda, es mejor no aumentar el precio, ya que tus ventas disminuirían y tardarías más en alcanzar el punto de equilibrio.

Importancia del punto de equilibrio de una empresa

¿Cómo puedes calcular el punto de equilibrio en tu proyecto de empresa?

El punto de equilibrio es aquel en la que cantidad de productos vendidos a un determinado precio coincide con los recursos invertidos para poder adquirir o fabricar dichos productos, o en caso de que sean servicios, cubrir los costes de estos.

Una fórmula para calcular el punto de equilibrio en una empresa es la siguiente:

Punto de equilibrio = Costes fijos / Precio de venta unitario – Coste variable unitario

Fórmula punto de equilibrio

Para que lo veas con mayor claridad, te lo vamos a mostrar con un ejemplo. Supongamos que tu empresa vende un dispositivo tecnológico o gadget para mascotas, y el precio medio es de 235 €, mientras que su coste para ti es de 85 €. Por otra parte, tu empresa, tiene unos costes fijos de 35000 € mensuales.

Aplicando la fórmula, nos encontraríamos con lo siguiente:

Punto de equilibrio = 35.000 € / (235 € – 85 €) = 35.000 € / 150 € = 233,33 unidades

Esto nos mostraría que para alcanzar tu punto de equilibrio en tu negocio necesitas conseguir un nivel de ventas de 233,33 unidades. En un plan de negocio, debes establecer la previsión de ventas, en la que se reflejaría a partir de qué punto esperas que la empresa pueda alcanzar esa cifra de unidades vendidas, que sería la cantidad de ventas o ingresos que te permitiría cubrir los costes.

En estos casos, lo normal suele ser que una empresa venda diferentes productos a distintos precios. Lo mejor suele ser calcular el punto de equilibrio para cada uno de ellos, de manera que puedas saber realmente con qué ventas de productos estás alcanzando el punto de equilibrio y en cuáles no. Para ello, debes tener en cuenta la parte proporcional de los costes fijos con respecto a cada producto, así como la parte proporcional de los costes variables que conlleva cada producto o servicio.

Un aspecto de gran relevancia a la hora de hacer un Plan de Negocio o un Plan financiero es sin duda calcular el Punto de Equilibrio. Esperamos que este artículo te haya ayudado a hacerlo de la manera correcta.

Si estás interesado en aprender técnicas avanzadas y desarrollar habilidades de gestión de empresas, así como realizar análisis financiero, diseñar presupuestos efectivos y tomar decisiones estratégicas que optimicen la rentabilidad y aseguren la sostenibilidad a largo plazo de tu empresa, descubre el Máster MBA Online que ofrece herramientas prácticas y técnicas para alcanzar esos objetivos.