Estructura de costes

Estructura de costes: qué es, cómo se hace y ejemplos

Toda empresa debería conocer su estructura de costes. Elaborar este documento es esencial para tener una visión precisa y realista de cuáles son los costes de una organización y cuáles son las distintas partidas a las que están destinados. También es clave para entender su naturaleza, ya que no todos los costes se clasifican de la misma manera.

A lo largo de este artículo, vamos a desgranar en qué consiste una estructura de costes, cómo puedes elaborarla para tu negocio y algunos ejemplos que te servirán de base para poder realizar tu propio cálculo.

¿Qué es la estructura de costes?

La estructura de costes se define como el documento en el que aparecen reflejados y clasificados todos los gastos de una empresa a lo largo de un ejercicio. Este documento nos permite tener una visión detallada de los elementos a los que están destinados los costes fijos y variables de la empresa.

Entender los costes de una empresa es un aspecto de gran importancia, ya que esto nos permite determinar el margen de maniobra que tiene la organización a la hora de hacer nuevas inversiones. También nos muestra el nivel de valor añadido que está aportando la empresa.

Las empresas que están orientadas a la innovación y la calidad pueden obtener mayores márgenes de beneficio, ya que aportan un mayor valor añadido. Los compradores perciben el servicio o producto de las empresas innovadoras como más valioso, mientras que aquellas empresas cuyos beneficios son muy sensibles a los costes, tienen un menor grado de competitividad y su política de precios vendrá determinada por sus costes y la eficiencia de la cadena de suministro.

Qué es estructura de costes

¿Cómo hacer la estructura de costes de una empresa?

Para hacer la estructura de costes de un negocio, debes primero extraer todos los costes en los que ha incurrido tu empresa durante el período de tiempo para el que quieras calcularlo, generalmente un año, un mes o un trimestre.

Si deseas valorar más eficazmente la estructura de costes de tu empresa, es mejor que utilices un margen de tiempo lo suficientemente amplio para determinar la diferencia entre costes fijos y variables, ya que un solo mes no refleja la realidad de tu negocio.

Después, debes clasificar estos costes en dos:

  • Costes fijos: son aquellos costes que se producen de manera periódica y habitual, y no dependen de los costes de producción. Independientemente de que aumente o suba la producción y la demanda, tus costes fijos no se ven afectados. Por ejemplo, el alquiler de los locales o naves de tu empresa.
  • Costes variables: son aquellos que sí tienen una relación directa con el nivel de producción, por lo que si aumenta la producción, los costes aumentan, mientras que si disminuye, los costes bajan. Por ejemplo, las materias primas, o los operarios de tus fábricas.

Una vez que hayas determinado si un coste fijo o variable, calcula el volumen total de los costes fijos y el volumen total de los costes variables.

Cómo calcular los costes fijos

Haz una lista en un Excel con todos los costes fijos de tu empresa, donde incluyas en una columna el nombre del coste y en otra columna el precio sin impuestos. Aquí puedes incluir aspectos como:

  • Alquiler de local
  • Salarios de trabajadores no vinculados a la producción
  • Seguros
  • Gastos administrativos
  • Suscripciones a herramientas de software
  • Impuestos fijos

Una vez que tengas una lista con todos los costes de tu empresa en un período de tiempo, puedes calcular el porcentaje de tus costes fijos en relación al conjunto de tus gastos.

Suma todos los gastos de tu empresa a lo largo de un período de tiempo. Cuando obtengas la cifra, realiza la siguiente fórmula:

Suma de los costes fijos / Costes totales * 100

Si te da una cifra por ejemplo del 30%, ya puedes ver la relación de los costes fijos con respecto a todos los costes de tu empresa en un período de tiempo.

Cómo calcular los costes variables

Para calcular loa costes variables, puedes determinarlo de acuerdo con las partidas que sí estén relacionadas con la producción:

  • Mano de obra
  • Materias primas
  • Suministro eléctrico
  • Otros costes indirectos

El procedimiento para el cálculo de los costes variables es el mismo que para los costes fijos. Pon todos los nombres de los costes en una columna y los importes en otra. Haz la suma de todos los importes durante ese período de tiempo y el resultado final son los costes variables de tu empresa.

Si quieres averiguar el porcentaje, sólo tienes que dividir los costes variables entre los costes totales y multiplicarlo por 100.

Define los costes variables por unidad

En los costes variables, es muy posible que necesites saber cuál es el coste por unidad. Desglosa los costes variables dependiendo de cada producto o servicio que tengas en tu empresa, de manera que puedas determinar también el coste variable por unidad. Esto se puede calcular mediante la siguiente fórmula:

Coste variable total / coste de unidades producidas = Coste variable unitario

Por ejemplo, si vas a producir 500 cuadros, y el coste variable de estos (incluyendo mano de obra, materias primas, etc.).

Cómo hacer una estructura de costes

Ejemplo de cálculo de la estructura de costes de una empresa

Para que puedas verlo más fácil, vamos a ver cómo hacer la estructura de costes básica de una fábrica de juguetes.

Para que sea más sencillo, vamos a suponer que produce un solo juguete a un precio de 35 €, si bien se puede también calcular una media para valorar el punto de equilibrio de la empresa, o bien calcular de manera desglosada el punto de equilibrio para cada producto o servicio.

Costes fijos

Alquiler del local 12.000 € / año
Salarios de trabajadores no vinculados a producción 60.000 euros / año
Seguros 3.000 € / año
Gastos administrativos 10.000 € / año
Software de gestión y TPV 1.200 € / año
TOTAL COSTES FIJOS 88.200 euros al año

Costes variables

Materias primas 790.000 euros / año
Salarios de trabajadores de producción 100.000 euros / año
Suministro eléctrico 15.000 euros / año
Ventas y marketing 30.000 euros / año
Impuestos 40.000 euros / año
TOTAL COSTES VARIABLES 975.000 euros / año

Para calcular el coste variable unitario, debes poner en relación los costes variables totales con el número de unidades producidas durante el año.

En el caso de que por ejemplo hayas producido 100.000 juguetes durante el ejercicio, la fórmula para el cálculo del coste variable unitario sería la siguiente.

Coste variable total / N.º de cantidad producida = Coste variable por unidad.

975.000 € / 100.000 € = 9,75 € / unidad producida

Calcular el punto de equilibrio

Una de las utilidades de conocer la estructura de costes de una empresa es poder calcular el punto de equilibrio. Éste consiste en el número de unidades que debes producir y vender para empezar a cubrir tanto los costes fijos como los variables. Si solamente cubres los costes variables o los costes fijos, tu empresa claramente no es rentable en este momento.

Ahora que conoces los costes fijos y los costes variables totales y los costes por unidad producida, puedes calcular también el punto de equilibrio.

Punto de equilibrio = Costes fijos / (Precio de venta unitario – Coste de producción unitario)

Así, por ejemplo, si tus costes fijos son 88.200 euros al año y el precio de venta medio por unidad es de 35 €, el cálculo se realizaría de la siguiente forma.

88.200 € / 35 € – 9,75 € = 3493 unidades

Esto nos muestra que tu fábrica de juguetes, con los costes fijos y variables determinados en la estructura de costes, necesitaría vender como mínimo 3.493 unidades al año para cubrir sus costes fijos y variables.

Esperamos que ahora tengas más clara la importancia de la estructura de costes de una empresa y puedas utilizar este aspecto para hacer un cálculo para tu negocio que te permita determinar el punto de equilibrio.