Costes Fijos

Costes fijos: qué son y cómo calcularlos

Uno de los aspectos relevantes que hay que tener en cuenta en la gestión financiera de las empresas son los costes fijos. Entender su importancia en la estructura de costes de un negocio es capital para poder construir un proyecto rentable y sostenible a largo plazo. Además, es esencial calcularlos de manera correcta para poder tener una visión precisa y realista de los costes del negocio.

A continuación vamos a mostrarte qué son los costes fijos y cuál es la forma de calcularlos, de manera que puedas establecer las bases financieras para una previsión y análisis de costes en tu negocio.

¿Qué son los costes fijos en una empresa?

Se trata de los pagos invariables que no están sujetos al volumen de producción o de las ventas y que son imprescindibles para el funcionamiento de una empresa.

Así, por ejemplo, en una industria de fabricación de calzado, el alquiler de la nave industrial donde se producen los zapatos sería un coste fijo, ya que aunque no depende directamente del volumen de producción, sí que es un pago que debe realizarse de manera invariable a lo largo del tiempo, de acuerdo con el contrato de alquiler.

Independientemente de que la empresa aumente o reduzca la producción, lo que afectaría a sus costes variables, los costes fijos son siempre los mismos en el corto plazo, salvo que la empresa decida cambiar a otra nave industrial.

Qué son los Costes Fijos - Definición

¿Cómo puedes calcular el coste fijo?

El cálculo de los costes fijos se puede llevar a cabo mediante una simple fórmula. Si disponemos del dato de los Costes Totales de la empresa a lo largo del ejercicio y conocemos también cuáles son los costes variables (aquellos que están relacionados con la producción o los servicios), entonces podemos calcular el coste fijo simplemente restando los costes variables de los costes totales mediante esta fórmula.

Coste Fijo = Costes totales – Costes variables

Ahora bien, para poder aplicar esta fórmula, las empresas necesitan conocer primero cuáles son sus costes totales y saber distinguir entre los costes variables y fijos. De otro modo, no se podría obtener el dato para calcular los costes fijos de la empresa.

Por eso es importante seguir una serie de pasos para poder hacer el cálculo de los costes de la empresa de manera eficaz.

1. Calcula todos los costes en los que incurre tu empresa

A través del análisis de los movimientos bancarios, las facturas y la contabilidad de tu empresa, calcula todos los costes (fijos y variables) que haya en tu empresa para obtener los costes totales.

2. Clasifica los costes en fijos o variables

El siguiente paso es que clasifiques todos los costes de tu empresa en fijos o variables. Ésta puede ser la parte más compleja, pero en realidad simplemente debes verificar si un coste está directamente relacionado con la producción, las ventas o no.

Por ejemplo, los costes del alquiler, el pago de los seguros, los sueldos administrativos o el pago de algunos suministros como el teléfono o Internet suelen ser costes con una cuota fija que se paga mensualmente, por lo que puedes clasificarlos como costes fijos. Por otra parte, hay gastos que son variables, como las materias primas que utilizas para la fabricación de tus productos, ya que si varías la producción, tus costes también disminuirán.

En la siguiente imagen, te mostramos algunos ejemplos de costes fijos y costes variables para ayudarte a comprender mejor la diferencia entre ambos tipos de costes y clasificarlos adecuadamente.

Ejemplos de Costes Fijos vs. Variables

3. Aplica la fórmula para calcular tus costes fijos

Una vez has distinguido entre los costes fijos y variables, simplemente tienes que hacer la suma de todos los costes fijos. O en caso de que solamente conozcas los costes variables y los costes totales, aplica la fórmula anterior que te indicábamos: Coste Fijo = Coste total – Coste variable.

Cómo calcular los costes fijos unitarios

Aunque se trate de costes fijos y tengan que pagarse de manera obligatoria, siguen siendo un coste que tu empresa debe asumir. Por tanto, los gastos fijos deben estar contemplados a la hora de fijar tus precios de cara a establecer el margen de rentabilidad que obtienes por tus ventas.

Es decir, si producir una unidad te cuesta 15 € (coste variable) y el precio es de 45 €, tu margen de beneficio real no son 30 €, porque debes considerar el pago de los costes fijos. De ahí la importancia de calcular el coste fijo unitario, es decir, la parte de los costes fijos que le imputas al beneficio generado por cada unidad producida o vendida.

O dicho de otra forma, cada unidad que produces y vendes está ayudándote no sólo a pagar los costes variables, sino el conjunto de costes de tu empresa, también incluidos los gastos fijos.

La fórmula para calcular el coste fijo unitario es la siguiente:

Coste fijo unitario = Costes fijos / Unidades producidas (o vendidas)

De este modo, puedes calcular el margen de beneficio real, ya que a la hora de calcular el beneficio, no estarías considerando únicamente los costes de producción, sino también la parte que se debe imputar a los costes fijos.

Fórmulas de cálculo de los costes fijos

¿Por qué es importante calcular los costes fijos para tu negocio?

Hay empresarios que no son conscientes de la rentabilidad real de su negocio porque no conocen los tipos de costes de una empresa y no han hecho un cálculo correcto de los costes totales en los que incurre la actividad empresarial.

Muchos empresarios o emprendedores únicamente tienen en cuenta los costes variables, como es el caso de los comercios o empresas del retail en el que sólo se tiene en cuenta cuánto se ha pagado por los productos y cuál es el margen de beneficio que se obtiene por la venta de cada producto. Pero este dato es insuficiente para saber si un negocio es rentable o no, a menos que consideremos también los costes fijos.

Calcular los costes fijos te permitirá tener una visión más real de cuáles son los gastos invariables de tu empresa, y qué política de precios y margen de beneficio deberías obtener para tener un negocio rentable.

Desde el MBA online de la Cámara te invitamos a considerar la importancia de los costes fijos y variables para desarrollar un proyecto de negocio que te ofrezca la rentabilidad deseada y te proporcione un amplio margen ante variaciones en la demanda o desajustes, ya que muchas veces las previsiones pueden no cumplirse por circunstancias ajenas a tu empresa.

Otros artículos que te pueden interesar: